La vida es bella

La vida es bella

jueves, 2 de julio de 2009

Ausencia


Aunque jamás mi corazón abriga
miedo al dolor ni se rindió al quebranto,
hay una herida en mi alma que me obliga
a humedecer mis parpados en llanto.

¡Que débil soy! En vano he procurado
callar la voz que en mi interior resuena;
esa voz de las tumbas que ha brotado
en una noche de recuerdos llena.

¿Te acuerdas de esa noche? Conmovida
me mirabas, hablando de ventura,
y borradas del libro de mi vida
con tus besos las hojas de amargura.

¿Te acuerdas? ¡Cuantas ilusiones bellas
formaron la luz de nuestro anhelo!
¡Cuantas frases oyeron las estrellas
sonar cruzando la extensión del cielo!

Solos los dos, amándonos ardientes,
sin más testigos que la blanca luna,
que alumbraba, bañando nuestras frentes,
dos existencias palpitando en una.

Amándonos los dos con la creencia
de nunca separarnos en el mundo,
sin esta tempestad en la conciencia
que torna en llanto nuestro amor profundo.

De aquella noche que dejó en nuestra alma
una historia de amor y desvaríos,
parece hoy que la atmósfera de calma
vuelve a juntar tu corazón y el mío.

Me acuerdo de las nubes azuladas
en el brillante cielo suspendidas,
de tus horas lentas campanadas,
de tus promesas dulces y queridas.

Me acuerdo de tu aliento soberano,
que abrasaba mis labios con su fuego,
y de tu mano que estrechó mi mano
como queriendo contestar a un ruego.

Y hoy, ausentes, sin versos, sin que pueda
oír tu voz ni contemplar tus gracias,
sin enjugar la lágrima que rueda
de cada una de todas mis desgracias.

¡Ay! Ven; que rompa tu pasión los velos
que hoy nos apartan, y mi angustia cese;
ven, yo haré de cada astro de los cielos
un ángel que te cuide y que te bese.

No consientas que sufra; yo te llamo;
ven a alumbrar mi lóbrega existencia;
tú sabes que soy tuyo, y que te amo
como él único Dios de mi conciencia.

Tú, la amorosa y única testigo
de mi honda pena y de mi suerte impía,
ven, porque sufro; ven, y halle contigo
dulce consuelo en la desgracia mía.

La flor de nuestro amor guarda en su broche
un mundo de pasión y bienandanza;
ven, y encendamos como aquella noche
un nuevo astro de amor y de esperanza.

Juan de Dios Peza
Mexicano

2 comentarios:

María Cristina Guerrero dijo...

Estimada Esperanza, hoy encontré este poema. Fue un momento mágico.
Estoy escribiendo mis recuerdos, como tantas personas hacen en algún momento de su vida. Siendo muy pequeña perdí a mi madre. Tengo un diario en el que ella -de modo muy elemental- escribía algunas notas. Desentrañando su letra, muy poco legible, descubrí unas estrofas de este poema tan hermoso, que luego encontré completo en tu blog.Poema titulado "Ausencia" del autor mejicano Juan de Dios Peza.
Gracias! Me emocionó mucho.
Es increíble cómo en google se encuentra prácticamente todo.
Seguiré frecuentando tu blog. Cariños. María Cristina.

Esperanza Chacón dijo...

Hola Maria Cristina! Ciertamente hermoso, con tu comentario lo volví a leer y recorde perfectamente porque lo publiqué, sus palabras son un buen ejemplo del dolor que un persona sufre por la ausencia en su vida de la persona que cree amar, solamente por leerlo se siente la tristeza del dolor.
Gracias por tu visita a mi blog y especialmente tu comentario, será todo un gusto.
Esperanza