La vida es bella

La vida es bella

lunes, 1 de septiembre de 2008

Amor en nuestro vivir


Hace mucho tiempo pensaba que no volvería a existir,
pero tu haz llegado para darle vida a mi existir,
no te esperaba ni en un momento así,
llegaste de pronto sin que yo esperara por ti,
la vida nos cruzo los caminos y nosotros no hemos querido desistir,
de mantenernos juntos sin esperar el fin,
la vida transcurre y nos mantenemos así,
solo por el gusto de sentirnos así,
y aunque nuestras diferencias han de relucir,
con amor y paciencia se desvanecen en un tris,
he encontrado mi paz en ti,
que alegra mi vida y mi existir,
y le da esperanza pensando en que si,
en que si he encontrado el hombre que es para mi,
el que me correspondía, el que ama mi existir,
el que solo espera que yo siempre este allí,
y estan tan seguro que alegro tu existir,
que me dices con gusto que tu vida es feliz,
por el simple hecho que sabes que estoy allí,
detrás de esas palabras que con amor van a ti,
y con el mismo amor las desvuelves porque sabes que estoy aquí,
esperando verte de nuevo para que llenes mi existir,
de este amor que ha colmado nuestro vivir.

No es mentira ni ilusiones los que estamos viviendo así,
o quizás si son ilusiones que si la logramos convertir,
en este precioso romance que logramos compartir,
no queriendo que esto se acabe o que llegue a su fin,
quisiera que fuera eterno que no borrara mi existir,
y no perdiéramos lo hermoso que hemos construido así,
y aunque la vida nos de tropiezos se que tu estas allí,
para escuchar mis tropiezos por no saber vivir,
en algunos momentos que no se que hacer con mi existir,
pero eres tan concreto que abrumas mi vivir,
y eres tan preciso que sorprendes mi sentir,
lo cierto es que me gusta que se seas así,
aunque seamos tan diferentes como hombre y mujer al fin,
nos une esto extraño que algunos pueden describir,
amor a primera vista sin comprender en si,
donde yo misma lo dudaba que eso pudiera existir,
y ahora que me pasa no se que decir,
lo cierto es que lo vivo en todo su existir,
y me dices hechicera por no saber si yo fui,
la culpable del encuentro que nos unió al fin,
el ha huido tantas veces pero no ha podido huir de mi,
mis encantos lo someten sin yo saber en si,
cual es la razón que nos mantiene,
que nos mantiene así.

Porque se que estas allí,
me contestas tan seguro de ti mismo como de mi,
que lo nuestro es tan real y que lo tenemos aquí,
que nos impregna la vida y nuestro existir,
que lo disfrutamos a cada momento y hasta el fin,
es tan rico tenerte cuando paseamos en si,
por calles de Caracas sin ningún fin,
solo con el de disfrutar nuestros momentos
luego de la espera que nos toca vivir,
y nuestro amor se confunde con los mil,
que se re-encuentran en Caracas para compartir,
disfrutando de este amor que sin razón aparente nos convido,
a vivir estos momentos que colman nuestro sentir,
que sin pudor recorre nuestras venas y nuestro vivir,
en nuestros cuerpos lo sentimos en lo más profundo de nuestro existir,
para luego de amarnos hasta el fin,
entre nuestros calores dormimos arropados,
en las noches frió que nos ha tocado vivir,
y despertar gustosos de compartir,
estos hermosos momentos que esta vida nos ha dado,
y que muy juntos nos encantan compartir.

Somos como unos niños grandes que nunca habíamos vivido el amor así,
que jugamos con todo sin importar quien esta allí,
y disfrutando cada encuentro que logramos compartir,
nuestras vidas así se llenan de tanto amor en nuestro vivir.

© Espe

2 comentarios:

Emely dijo...

Somos como unos niños grandes que nunca habíamos vivido el amor así,
que jugamos con todo sin importar quien esta aquí,
y disfrutando cada encuentro que logramos compartir,
nuestras vidas así se llenan de tanto amor en nuestro vivir.


Llegó el amor!!!
Disfrutalo amiga, que el tiempo de Dios es perfecto...

Besos
Emely

Espe dijo...

Si amiga el tiempo de Dios es perfecto por ello desde que aprendi eso a él le dejo mi vida y todas mis cosas.

Su palabra es eterna y su amor el mas grande amor llena mi vida y me ha bendecido en muchos aspectos incluyendo este.

Mis cariños para ti también.

Espe.